sandwich feedback

Sandwich feedback, el arte de hacer una crítica

Cuando te ha tocado dar retroalimentación a alguien sobre cualquier cosa, ¿cómo lo haces?

Imagina que estas en un equipo de trabajo donde el líder que tiene todos los años de experiencia no se da cuenta de que está tomando el camino equivocado y que podría perjudicar seriamente el proyecto en el que participas, ¿qué haces?

Quizá tengas toda la confianza con el líder o no, aún así dar un feedback es un asunto que debe pensarse bien antes de decirse, pues éste podría malinterpretarse. Consideremos que hay personas que no aceptan tan bien las críticas constructivas.

Existe una técnica llamada sándwich feedback que es de gran ayuda para estos casos y se articula de la siguiente forma:

  1. Comienza enunciando las cosas positivas.
  2. Lo esencial en este paso, será partir de una concepción de mejora, sugerir los aspectos que podrían tener un cambio para bien (aquí va la crítica).
  3. Finalmente, subraya los aspectos positivos.

La estructura versa en introducir la crítica –que es el objetivo principal- entre los comentarios positivos, de esta manera primero se prepara el terreno con frases positivas, después viene lo que realmente queremos decir, la crítica, para culminar con nuevamente con aspectos positivos.

La propuesta de esta técnica, radica en que a la gran mayoría de las personas nos gusta escuchar cosas buenas sobre nosotros o nuestro trabajo antes que las negativas. Claro que existen otras maneras más directas, pero esta es más sutil y puede mostrar aprendizajes de los que quizá no era consciente nuestro interlocutor, lo que se puede traducir en una experiencia favorable.

Por ejemplo, ahora imagina que hiciste una presentación a un cliente que requería una propuesta para determinada campaña y luego de terminar la exposición te dice “me parece que la idea es muy pobre y que no cumple con los objetivos planteados, ahora vamos a tener que reunirnos otra vez para revisar una nueva propuesta”, ¿cómo te haría sentir esa retroalimentación?

En cambio si dijera “siempre me sorprenden con nuevas ideas y es por eso que me gusta mucho trabajar con ustedes, sin embargo, en esta ocasión siento que hemos perdido el foco del objetivo de la campaña y que debemos retomarlo, les propongo una nueva reunión para que asombren como siempre”. La situación definitivamente tomó otro giro, eso es lo que busca el sándwich feedback.

¿En qué hay que tener cuidado con el sandwich feedback?

Los comentarios o críticas deben centrarse en acciones concretas, no se recomienda convertir el feedback en algo personal, de lo contrario, la persona podría sentirse agredida u ofendida.

¿Listo para aplicar esta técnica?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *